Se trata de libertad: Guille Meyer

La libertad que vos sentís, ese momento poderoso, el proceso químico y estimulante que es sonreírse, puede ser y sentirse de muchas maneras.
Lo mas importante: Es que sea real, nunca perfecto, sí único.
 

Conocimos a Guille en un momento que va a quedar grabado en nosotros como el último fin de semana de Libertad, una palabra que van a leer muchas veces en este texto.

Era el último fin de semana de Febrero del 2020 cuando nuestro circo itinerante llegó al Enduro del Verano en Villa Gessel, pegado a nuestra carpa los amigos de MX Vintage y entre ellos Guille, un verdadero loco.

Guille es de El Palomar, es del barrio, su taller es a unas 20 cuadras de nuestra fábrica. Enseguida los nombres repetidos, las calles y referencias de otros tiempos iban y venían, como encontrarnos después de mucho tiempo.

Ese fin de semana tuvimos el honor de vestir a todos los miembros de MX Vintage antes y después de la carrera. Fué un fin de semana increíble de pleno
sol, motos y buena energía, una última inyección de lo que nos sacarían después.

“Con la moto… con la moto, ahí llegó la libertad”

Guille Meyer

El 20 de Marzo se declara la Cuarentena Nacional Obligatoria y todo queda en pausa, pero no la mente y nunca el espíritu.

Más de 5 meses después fuimos a visitarlo a su taller, a su casa, una merienda con su hijo Fabri, sus perros y una sola protagonista: la Libertad.

La charla comenzó por el principio, mayo de 1965 en Córdoba.

El campo lo recibía y con él, las máquinas de todo tipo, desde tractores rurales hasta una AjS , desde autos de fórmula hasta aviones fumigadores.

Es que la adrenalina está en la familia hace mucho tiempo, el padre de Guille fue un antiguo piloto de avión de activiades múltiples y fué él quien desde muy temprana edad lo hizo conocer ese mundo, el de las máquinas.

Con un padre y padrino corredor de Rally, Guille se mete en el Karting de una manera muy fuerte, después estarían muy cerca las motos esperándolo.

“lmaginate lo que fué para mi siendo tan chico, vivir esa vida de riqueza de energía y adrenalina y de todo lo que era la libertad de vida y ver todo lo que pasa al lado desde otro punto de vista”

Mientras Diego Abella saca fotos, hablamos un poco del taller y sus diferentes proyectos. El lugar está lleno de motos y objetos visualmente estimulantes.
Todo hace que uno quiera saber de qué se trata, hay para todos los gustos. Dominator, Africa Twin, Transalp y joyas, muchas joyas. Las mejores motos vintage de MX son restauradas en este taller, Yamaha, Suzuki, kawas TT, todo ese mundo entre los 70 y 80 esta ahí. Con una historia y un respeto absoluto por las cosas bien hechas, el concepto Handmade es algo más que nos une a Guille desde Oily Ride.

Piezas hechas a mano, amor por el laburo, pasión y orgullo por lo que uno logra.

La charla sigue por varios podios durante fines de los 70 y los dorados 80 con carreras destacables, campeonatos nacionales y subcampeonato latinoamericano.

Es ahí cuando todo lo que no le gustaba de su moto empezó a modificarlo con sus propias manos y su oficio natural creció hasta la excelencia en restauración y arreglo de motos.

En la charla nos cuenta que hubo momentos de salud delicados pero que nunca apagaron ese fuego que se prendió con las motos, los viajes y carreras en el Sur del país, Aventuras off Road y más.

“La recompensa de la vida de conocer gente hermosa. Querer a la gente y ser querido”

Guille Meyer

Parece que el chico que le sacaba la puerta del baño a los padres para improvisar rampas aún estaba ahí con nosotros, hablando de la libertad.

En Oily estamos orgullosos de que un camino auténtico nos conecte con estas personas, por que son en definitiva las historias que nosotros contamos al regresar a casa después de un día de trabajo, en un Enduro del Verano o en un evento donde llevamos nuestra colección.

Son las personas que nos construyen, nos alimentan e inspiran para seguir haciendo crecer a una marca joven, con valores reales y mucha pasión.
Nos quedan muchas risas, anécdotas y charlas de motos de esa tarde, esperamos poder haberlos llevado un poco a ese momento.

Solo se trata de ser uno mismo, de valorar los pequeños momentos, eso es para nosotros andar libres para siempre.

Oily Ride. Rolling Free Forever

Texto: Mariano Hussein @mariantheturco

Fotos: Diego Abella @diego_nikph